¡Escribe ya la carta con la lista de regalos! 1 libro: -10%, 2: -20%, 3 o +: -30%. Código CARTAREGALOS

Inicio / Manualidades / El truco del huevo

Un experimento para los pollitos de la casa

Con este truco de cocina, convierte un huevo normal y corriente en un huevo gomoso y elástico. ¿Te parece un poquito asqueroso? Sí. ¿Divertidísimo? Pues claro. ¿Una forma genial de enseñar a los niños qué es la ósmosis? ¡Sin lugar a dudas!

Vas a necesitar

Un huevo
Vinagre blanco
Un bote con tapa
Un trapo o un paño
Colorante alimentario (nosotros hemos usado uno verde)

El huevo mágico

Paso 1

Paso 1

Antes de empezar explícales que, gracias a tu superpoderes, vas a convertir un huevo normal y corriente en un huevo gomoso. Coloca el huevo en el fondo del bote con muchísimo cuidado. No estamos exagerando, ¡eh!… Si se rompe, adiós truco de magia.

Paso 2

Paso 2

Vierte el vinagre dentro del bote de modo que el huevo quede completamente cubierto. Mira qué burbujas tan misteriosas se empiezan a formar…

Paso 3

Paso 3

Agita las manos encima del bote haciendo grandes aspavientos mientras pronuncias una fórmula mágica espectacular. A continuación, cubre el bote con un trapo y déjalo así durante 3 días. Cuando nadie te vea, vierte un poco de colorante alimentario en el bote (esto es lo que hace que el huevo cambie de color).

Paso 4

Paso 4

Cuando hayan transcurrido tres días, quita el trapo y enséñale cómo ha quedado el huevo: verde y gomoso. La cáscara debería haberse disuelto casi completamente pero, si no es así, frota el huevo delicadamente con los dedos para quitar los restos. Golpe de efecto: aprieta el huevo un poquito… Los ‘¡puajs!’ están garantizados.

Compartir con mis amigos